......reflexiones y desvaríos de un desarrollador de software..........

06 febrero 2008

Hacia rutas salvajes

Típica tarde de domingo, junto a las taquillas del cine…

Tr0Y
-“¿En que sala es el pase de ‘Juno’?”
Taquillera con chofas, chicle y lima de uñas….
-“Esa película no se estrena hasta la semana que viene”
Tr0Y
-“¡Oh shit! ¿Cuál vamos a ver chavales?”
Tumulto….
-“La Búsqueda 2….Ya la he visto….La Criatura….Dont fuck me dude!.....Hacia rutas salvajes……..what?.........es de Sean pen”
Tr0Y
-“Cinco para ‘Hacia rutas salvajes’. Atrás y centradas por favor.”
Taquillera con chofas, chicle y lima de uñas….
-“Son 30,50€”
Tr0Y
-“Oh yeah baby!”

Así a lo tonto vamos hacia la sala sin tener ni puta idea de lo que íbamos a ver, nos acomodamos y 140 minutos después termina la película dejando en mí una serie de emociones encontradas.
Así en frío, la primera fue que 140 minutos podrían ser demasiados para narrar la historia de Christopher McCandless, y por ello la película se me hizo en ocasiones algo lenta. Aunque la verdad es que después he estado pensando al respecto y pienso que el problema no está en la película, si no en la percepción que tuve sobre ella. Me explico. Creo que estoy acostumbrado a otro tipo de películas en los actos son escupidos en ráfaga tal que una AK-47 despacha balas, ratatatatatata. No señores, ‘Hacia rutas salvajes’ es una película que se toma su tiempo en presentarnos los diferentes personajes, escenarios y actos, dándose incluso el lujo de narrar episodios que nada tienen que ver con la historia principal. En este sentido se parece más a un libro, lo cual tiene lógica pues como he sabido mas tarde, está basada en un libro que lleva el mismo nombre, y como tal, esta película debe disfrutarse como si de un libro se tratase. Debes relajarte y olvidándote del tic-tac del reloj dejar que la historia vaya fluyendo.

Esta historia habla de un muchacho. Un joven de familia de clase media-alta, de notas sobresalientes, de futuro prometedor, de un chico bien. Esta historia habla de Christopher McCandless. Un joven de familia rota, de vacío, de incomprensión. Siente como si no encajara con el mundo en el que vive. No es como el resto. No tiene la necesidad de comprar un coche mejor, ni se siente esclavo de nada que no sea comer, respirar y encontrar por el mismo el camino hacia la felicidad dejando a un lado los manuales establecidos para llegar a la misma. Por ello, justo después de graduarse en la universidad, decide abandonar esa vida que tan poco le aporta y emprende un viaje hacia el conocimiento de si mismo en busca de la felicidad verdadera e independiente. Sus pasos acaban llevándole a un apartado lugar en Alaska, refugiándose en un autobús abandonado donde vive 4 meses con lo mínimo, en medio de la nada, lejos del mundo materialista y dependiente del que huye. Y allí, en aquella profunda soledad es donde finalmente encuentra una verdad apabullante, y cito textualmente sus palabras “La felicidad no es real si no es compartida”.

Quisiera también hacer mención especial a la banda sonora de la película. Sensacional creación de Eddie Vedder, líder y vocalista del grupo Pearl Jam. Un conjunto de melodías y canciones que, nunca mejor dicho, entonan muy bien con la esencia de la película.

Como comentaba antes, al finalizar la película no quedé entusiasmado al instante como ocurre otras veces. Ha sido algo progresivo. Con el pasar de los días vas viendo situaciones, comportamientos o simplemente objetos en tu vida cotidiana que te hacen recordar a Christopher McCandless y es justo en ese momento cuando uno comprende lo magnífico de su historia.
Llegado a este punto, lo que más me ha impactado de todo es que buscando información sobre su banda sonora comprobé que esta basada en una historia real. Christopher McCandless emprendió este viaje realmente. Es una historia que con su alto componente moral me ha marcado, debo reconocerlo. Esto no quiere decir que mañana me vaya a ir a vivir al monte, pero si que en cierto modo me siento algo identificado con el personaje y su pensamiento.

Imágenes de la película.....







Imágenes reales....
El autobús donde vivió durante 4 meses...


Chapa conmemorativa


Y el autorretrato de Crhistopher McCandles real...





Salu2.Tr0Y

6 Comentarios:

Anonymous MaY dice...

Jum... a mi me pasó algo similar con "Crash". Según se iba desarrollando no me pareció nada del otro mundo. Pero una vez salido del cine, y una vez en la rutina de la vida normal, me dí cuenta del pedazo película que es. Y ya, cuando ganó el Oscar, aquello fue la repera...

07 febrero, 2008 10:15

 
Blogger Lujo dice...

Vale Tr0y solo por ser la unica peli a la que has dedicado un Blog se merece la duda e iré a verla. Espero que sigas escribiendo mas a menudo ya que la última parada fue demasiado largo.

Saludos Lujo

07 febrero, 2008 20:44

 
Blogger Lujo dice...

Lo siento por no escribirte nada en el anterior pero no me di cuenta que habia que habrirse cuenta y no me lo publicaba.

07 febrero, 2008 20:45

 
Anonymous Anónimo dice...

lujo es marika

20 febrero, 2008 19:21

 
Blogger Changaleona dice...

La trama de la película, tal y como la explicaste, me recuerda al libro "Así habló Zarathustra", de Nietzsche. Sobre todo la moraleja final que pusiste: “La felicidad no es real si no es compartida”.

¿Lo leíste? Si no, te lo recomiendo, viendo que la película te afectó bastante.

Un saludo.

13 octubre, 2009 16:10

 
Anonymous Anónimo dice...

simply dropping by to say hello

26 febrero, 2013 06:06

 

Publicar un comentario

<< Home